Her… ¿Te enamorarías de tu i.Phone?

tumblr_mzqdbfJIj21qbtvl9o1_1280

El increíble Spike Jonze (“Where the Wild Things Are” – “Being John Malkovich”) lo hizo de nuevo.

Lo primero que uno piensa mientras mira Her, es que está asistiendo a una buena película. Son sensaciones iniciales que comparten las obras que parecen haber nacido para quedarse con nosotros: están bien desde el principio y contienen un aura que roza con el misticismo.

Uno ya sabe que todo marchará como debe aún antes de recorrer el primer cuarto del film.

Sin embargo, no es eso lo que al final queda atesorado. Al contrario, las sensaciones primarias se desvanecen bajo el influjo propio del argumento, las actuaciones y las demás cualidades de una obra.

Her provoca un curioso carrusel de manifestaciones sensoriales, un vaivén emotivo. Tras ese primer paso específico (el de agradar), asistimos a un ambiente futurista bastante inesperado. Porque a diferencia de trabajos como Minority Report o The Island, este film se maneja en un plano realista que difiere con las características principales de las cintas del género. Así es que lo que acontece parece más cercano y posible, y logra con ello colocarnos en un plano de personal análisis situacional: lo que allí sucede podría sucedernos a nosotros en un tiempo no muy lejano y, especialmente, no muy improbable.

El ambiente se asemeja a trabajos como Vanilla Sky o Children of Men o Código 46, humanidades ya existentes viviendo en tiempos accesible del porvenir.

tumblr_n0l8sc4I2Q1qhbc5uo1_500

Pero el film corre y con él muta el estado de ánimo del espectador. Pronto comprendemos que las cuestiones atenientes al futuro y la tecnología pasan a un segundo plano (constantemente presente pero que no atañe al fondo del asunto), y lo que estamos viendo no es otra cosa que una historia de amor. Ese es el contexto en el que pronto caemos y en el que, de allí en más, no podremos escapar: una historia de amor increíble y agradable, sin matices sensibleros o empalagosos, simplemente centrada en obsesiones y soledades que exceden al propio sentimiento y se asientan en asuntos puros de humanidades ciertas o ficticias.

Un hombre enamorado de su iPhone, de un auricular o de una voz, que anda solo por el mundo sonriendo y contestándole a un imaginario, y una voz enamorado y pura, sexual, que no es más que un concepto inteligente. Un sinsentido que logra convencernos de que no podría ser de otra manera.

Sin embargo, sobre el nudo del film algo sucede: quedamos a medio camino entre lo genial y lo bizarro, exactamente como Spike Jonze nos había dejado hace ya tres lustros con su obra maestra, Being John Malkovich. Comienzas a sucederse situaciones extravagantes, orgasmos virtuales y amores imaginarios, que nos meten en una licuadora intelectual que va de un lado a otro mientras el sereno andar de la película parece mucho más seguro que nosotros.

Hacia el final la tormenta amaina y la nave se endereza, pero lo hará desde un plano bastante inesperado, que es de la concepción filosófica del devenir intelectual.

Un film extraño y apacible, poco histriónico y sin embargo bastante inolvidable, tanto como lo son la soberbia actuación de un Joaquin Phoenix que desde The Master parece haberse asentado en el panteón de los grandes, y una voz inconfundible como la de Scarlett Johansson, cuya ausencia física (condición que suponemos la convierte en lo que es para nosotros), no permite que su inmaculado sentido de lo infatigablemente sexie merme un ápice.

Un trabajo extraordinario, impecable y extravagante, que parece que llegará a apuntalar los listados del género de ahora en más. Un film que hay que ver sin necesidad de saber si se ha llevado un Oscar.

¿Podrías enamorarte de tu compu?

her-movie-still-6

Sinopsis: Ambientada en Los Ángeles, en el futuro cercano, la película muestra a Theodore Twombly (Joaquin Phoenix), un complejo hombre que vive escribiendo conmovedoras cartas a los demás. Con el corazón roto después terminar una larga relación, se siente intrigado por un nuevo y avanzado sistema operativo, el que promete ser una entidad intuitiva con cada usuario. Después de inicializarlo, Theodore queda encantado de conocer a «Samantha» (Scarlett Johansson), una brillante voz femenina que es perspicaz, sensible y sorprendentemente divertida. Mientras los deseos y las necesidades de ambos crecen, su amistad se transforma eventualmente en una relación de amor.

266766

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s