Amigos de “Como ganar enemigos”

image

Como ganar enemigos tiene la particularidad de conquistar el corazón del espectador a fuego lento, con paso tranquilo pero indefectiblemente hacia delante.

Probablemente la cualidad de esta película sea que, con una historia sencilla, logra mantener al público atento durante todo el film, permitiéndonos seguir una trama secreta pero nada intrincada, mientras atendemos a cuestiones que no siempre el cine nos permite disfrutar, como las actuaciones, los gestos, cada detalle laborioso de lo que, de por sí, es una película.

Como se distingue un cuadro cuando podemos contemplarlo en el museo, ver cada una de las pinceladas de una obra es un valor agregado que la valía temporal de este trabajo nos consiente.

Nechi1

Lejos de la histeria cinematográfica a las que el mercado nos tiene acostumbrados, Como ganar enemigos se decanta por sostener su línea ininterrumpidamente, sin apartarse un instante de la trama; de ese modo va internándose en nuestro inconsciente hasta adherirse durante un par de horas, en las cuales (puedo afirmarlo) ni una tormenta con resabios de tornado nos hará movernos de la butaca. Tal vez sea eso, la particularidad de mantenerse dentro de los márgenes del film sin pausa, lo que haya llevado a definir la promoción como la de “un film neurótico”, en la acepción popular de lo obsesivo y algo excéntrico.

Gabriel Lichtmann logra una conexión inmediata entre el espectador y los actores, dotando a sus personajes de una cualidad humana que rápidamente define a cada uno, sin por ello revelar la trama de suspenso que conforma el centro de la historia.

Elenco

Martín Slipak personifica a Lucas Abadi, abogado puntilloso y conocedor de su tarea pero que, como todo abogado que se precie de serlo (conocimiento de causa de este autor) tiene una obsesión en otra parte: pronto comprendemos que su mundo interior pertenece a la literatura policial. Experto en thrillers, no duda en llevar a su vida los detalles literarios que han manado de los libros que formaron parte de las horas alejadas del derecho, y de ese modo vamos internalizando su obsesión hasta volverla nuestra, perdidos en aquella pregunta añeja pero no por ello menos eficiente que todo thriller tiene: “¿quién fue?”

Slipak es creíble y querible, y Litchmann logra que el doctor Abadi nos lleve con él en su aventura un poco inocente y otro poco peligrosa, rodeándolo de personajes singulares que se mueven en el ambiente del judaísmo y el derecho por igual, permitiéndonos posicionarnos en lugares que de un modo u otro todos hemos conocido.

Nechi2

Inés Palombo encarna la traición que uno no puede condenar del todo, posiblemente porque jamás a una mujer hermosa podemos culpar sin apiadarnos. Un primer protagónico impecable, que dota a su personaje de la compleja dualidad de “femme fatal, ladrona y forzada actriz” y “piba de barrio con la que mejor no hay que meterse”. Una tarea que no pasa desapercibida y se agradece.

En definitiva, Litchmann sabe contar la vida diaria y empujar sus películas a hacer de la realidad, algo interesante.

El cine argentino está en su momento de esplendor histórico, y Como ganar enemigos no se amilana sino complementa. ¡A verla!

Nosotros

Trailer:

https://www.youtube.com/watch?v=FSa3-qX4PHw

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s